martes, 9 de agosto de 2016

Carrera del burro de Perin

Más de dos meses sin poder escribir nada, la dinámica de los últimos meses ha sido simple: mucho trabajo, poco entreno. Cada vez peor forma. El punto más bajo llegó en Sierra Nevada, donde sufrí mucho, Laura salvo el honor familiar con su gran actuacion.  Después la cosa laboral aflojo algo y pude empezar a entrenar medio bien, así que llegaba a esta carrera con dos semanas de entrenos buenos. 

Foto resumen del Finde player y estreno de camisetas, buenas sensaciones con ellas
Nos plantamos en la salida Franco, Pepe y yo. Laura, aún lesionada se queda de espectadora con Encarni. Arrancamos puntualmente a las 6:30. Pepe sale disparado, yo a mi ritmo tranquilo y entrando en calor. Franco viene cerca. Empezamos la primera subida, y noto la doble carga. La de piernas, esperada por los entrenamientos de la semana. La de barriga no la esperaba y me molesta más. He comido asado en casa de mi madre y ahí lo llevo. 




Coronó medio bien,empiezo a bajar y la cosa empeora, bajada rápida y el estómago se queja, no se si acabaré vomitando. Paso a Pepe y va parecido a mi. Llegó al avituallamiento del km 5, único de la carrera. Sólo hay vasos, no hay botellas, se me jode el plan de coger una para el km 10. Voy a pasarlo mal. Bebo un vaso entero y el estómago me da un vuelco. Los siguientes kms, de rambla, apenas puedo correr. Poco a poco me rehago y afrontó la segunda y última subida. Con esfuerzo la culmino y toca bajar. La barriga va igual y voy seco. Que bien me hubiese venido un segundo avituallamiento, pero no puedo quejarme, lo habían avisado. Llegando al pueblo Pepe me alcanza y ya vamos juntos a meta. Franco llegaría algo despues, tocado por un resfriado de verano. Acabamos en 1h25:39 Pepe, el 12º. 1h25:40, 13º yo. y 1h42 Franco, el 56º.


Carrera entretenida y rápida, casi todo rambla, camino y senda. Ya vine hace dos años y si puedo repetire de nuevo, comiendo suave. Muy recomendable. Una pega, que den radler y no cerveza de verdad 

 Mucha sed al acabar
Muchas gracias por las fotos a footer troter, aqui dejo enlace del albun

jueves, 21 de julio de 2016

MARATÓN SIERRA NEVADA 2016

Vivos vivientes.

Cuatro años, de los casi seis que llevo con Dani, hemos viajado a Sierra Nevada (ya es nuestro viaje anual obligado). El primer año fuimos sólo de turismo, el segundo Dani participó en la carrera que subía al pico Veleta desde Granada, el año pasado, junto con Isidro, completó el Triatlón (distancia Ironman) y este año....este año por fin, tocaba dejar de ser acompañante y participar en el Maratón de Montaña (mi primer Maratón de Montaña).

Llegamos viernes por la tarde, nos instalamos y esperamos a que el resto de la familia llegase (Alberto, Cristina, Pepe, Alejandro, Ana y Manuel). Antes de la cena y para relajarnos/despejarnos, paseamos por los alrededores, hicimos alguna foto (también tradición) y volvimos al hotel.

Flaco, Zeta y lo felices que son allí arriba.

Esta foto, esta piedra y Flaco queriendo subir ya son un clásico.

Antes de acostarnos lo dejamos todo preparado (mochila, zapatillas, ropa...), pues aunque al día siguiente la carrera empezaba a las 10.00 h, el autobús que nos llevaba de Pradollano a Quéntar salía a las 07.00 h y poco tiempo de reacción íbamos a tener por la mañana. 

Tras una noche bastante mala y sin apenas dormir (no se si por los nervios o por no encontrarme demasiado bien), amanecí con un dolor de cabeza considerable, aunque he de reconocer que después del trayecto en autobús y de tener que esperar más de hora y media hasta empezar...hubo tiempo suficiente para que toda molestia pasase. Además, con el paso de los minutos, eran más las caras conocidas con las que coincidías, compañeros con los que te encontrabas... y así, entre fotos, conversaciones y cafés amenizabas la espera y se curaban los dolores.

Con Dani y Marta en la salida

Había llegado el momento. Estábamos dentro del "corralito" preparados para salir cuando, emocionada como una boba y con la piel erizada, les dije a Dani y a Marta; "Bueno, nos vemos en Pradollano", ambos sonrieron, y a ritmo de AC/DC dieron el pistoletazo de salida.

Agradecí el llano de los dos primeros kilómetros para calentar. Como digo siempre, en carreras tan largas hasta que no pasa al menos la primera hora voy "arrastrándome", y cuando de inicio te ponen a subir, imaginaos como tiene que ser la sensación de "subir arrastrándose" es enfrentar términos opuestos y la consecuencia ya os digo que no es buena...

Mi planteamiento, el de siempre que me enfrento a una distancia nueva y desconocida, correr a un ritmo cómodo y guardando siempre por si hace falta. Lo que viene siendo "correr con cabeza". Habíamos mirado y estudiado en casa el perfil de la carrera, comparado desniveles y distancias con entrenamientos para hacernos una idea de "que íbamos a encontrarnos", siempre con la prudencia del tipo de terreno, a un mismo desnivel y a una misma distancia puede separarlos un abismo en función del tipo de terreno. Y nuestra absurda conclusión fue "que no parecía muy dura". No éramos conscientes de (con perdón) la hostia que estábamos a punto de darnos.

Bien el primer tramo de subida, era suave, alternaba con zonas llanas y terminaba con un cortafuegos de tierra suelta que parecía recién labrada. Una vez arriba "cresteabas" un poco y bajabas por una senda bastante entretenida, muy muy "corrible" en toda su longitud. El final de la bajada terminaba en la carretera y por ella seguíamos hasta el primer avituallamiento. (Ya contaba con que nos esperaban al final de carrera 5 K de asfalto antes de llegar a Pradollano, pero me pilló por sorpresa que nos metiesen más de un kilómetro extra nada más empezar).

Primer avituallamiento. 

Tuve la suerte de coincidir con Isa en todos y cada uno de los avituallamientos, donde aprovechamos para darnos mucho amor y muchos ánimos. Entiendo que visto desde fuera pueda parecer de una euforia exagerada, pero da mucha alegría y más en carreras tan largas, encontrarte con caras amigas y compartir con ellos sensaciones y unos "minutos de descanso" antes de seguir. Isa y Javi participaban en la carrera de 60 kilómetros, unos auténticos máquinas que con 20 kilómetros mas que yo en las piernas, me daban alcance en cada avituallamiento. Recargué los 3 bidones de agua y seguí la marcha.

Los primeros metros de la segunda subida los compartí con Isa y Javi hasta que vi que mis piernas estaban fuertes y decidí apretar. Con apretar quiero decir "andar rápido" no daba la subida mucha opción a correr, o al menos yo no podía. El ascenso te llevaba hasta el Alto del Calar donde disfrutabas de unas vistas increíbles, sin duda la zona que a mi más me gustó. Cresteabas viendo justo debajo el embalse de Güejar Sierra y en lo alto y a lo lejos el pico Veleta.

Me apropio esta foto de Juanjo Larrotcha recorriendo el Alto del Calar. Y aprovecho desde aquí para felicitarlo. Grande Juanjo.

 Después del cresteo tocaba descender por el Collado de la Gitana, bajada fácil, bonita y larga. Aquí veníamos advertidos por corredores de la anterior edición, nos dijeron que al tratarse de un descenso muy "corrible" podía cometerse el error de hacerlo muy deprisa, dejándote mucha de la fuerza que después ibas a necesitar. Hice caso a los expertos, fui prudente y me dejé caer cuidando mis piernas, hasta que fue imposible cuidarlas mas, me explico; Ya en el tramo final del descenso, prácticamente en la entrada a Güejar Sierra la bajada por senda se transformaba en una pronunciada bajada por cemento, esto no me lo esperaba y no sabía muy bien que hacer, si no había bajado deprisa en la senda por guardar fuerzas ¿iba a hacerlo ahora sabiendo que el destroce de mis gemelos sería inmediato?, pero si bajaba despacio también forzaba al frenar... como pude bajé y con las piernas más perjudicadas de lo previsto llegué al kilómetro 23, segundo avituallamiento.

Paré, comí, bebí, descansé un poco, estiré y seguí. Y por si no habíamos tenido suficiente dosis de cemento, había más. Hasta conectar con la senda pasó más de un kilómetro. 
Serían aproximadamente las 13.00 h, hacía mucho calor y ya empezabas a notar el cansancio que dejaba la primera mitad. Noté que bebía mucha más agua, hasta ese momento había hecho caso a Dani bebiéndome un bidón cada 30 min y recargando en cada avituallamiento. Entonces empecé a calcular que si seguía bebiendo tanto y tan seguido me iba a quedar sin agua antes del siguiente avituallamiento, pero sino bebía, directamente no iba a llegar...así que improvisé y convertí los arroyos en avituallamientos. En meta nos dijeron que igual no era la mejor idea y que te arriesgaba a una posible diarrea... Sinceramente, en el momento ni lo pensé, yo solo vi agua y tenía sed.

Tras un par de paradas para recargar bidones, empezaba lo bueno. Sabíamos que la subida que tocaba era la peor, por la hora, por el calor y por el desnivel que tenía, pero yo no sabía que iba a sufrirla tanto. Era una zona de zetas interminable, a pleno sol, ni un árbol, ni una sombra. No daba tregua. Vi a cantidad de corredores sentarse y dejarse caer mientras se quedaban mirando al infinito. Les daba igual que les estuviese cayendo encima un sol de justicia, no podían más y los entendía. Mi sensación era de estar completamente clavada, de apenas avanzar con cada paso. Llegué a pensar que había llegado mi tope, que estaba KO y que había pinchado a lo grande...entonces Isa y Javi volvieron a darme alcance, las pocas palabras que fui capaz de cruzar con ellos me dieron algo de aliento y más animada continué. No sé muy bien como pero llegué arriba y allí plantado me encontré un fotógrafo, "¿en serio?" le dije, "¿la foto aquí?" y se reía. 

Dani en el Barranco de las Víboras

Javi e Isa en el Barranco de las Víboras.

Pepe en el Barranco de las Víboras.


Yo en el Barranco de las Víboras.

Podemos decir que sobrevivimos a las famosas zetas (nunca el nombre de mi perra fue tan recurrido en una carrera), al calor y a la falta de agua. El tramo hasta el avituallamiento (casi en su totalidad por asfalto) suavizaba, lo que te permitía recomponerte. Llegamos al avituallamiento situado en la carretera junto al Monasterio S. Jerónimo y volvimos a recargar bidones. En este punto había un desvío; los corredores del Ultra seguían por senda y los de 60 y 40 K continuábamos por asfalto, sino llega a ser por Isa me hubiese ido con los del Ultra a subir el Veleta, creo que mi subconsciente huía del asfalto. 

Este tramo me lo esperaba, sabía que lo siguiente era recorrer la carretera durante 5 kilómetros hasta un nuevo desvío a otra senda (ya la última), y en mi plan de carrera había previsto guardar fuerzas para hacerlos corriendo, pero cuando llegó el momento me di cuenta que las "zetas" se habían quedado con todo lo que llevaba en la reserva. Aún así conseguí andar a paso rápido, y cuando mis pernas cogían alegría corría por objetivos ("hasta la siguiente señal, después andando hasta la curva, luego corriendo otra vez hasta el siguiente poste"...y así durante 5 largos kilómetros). En uno de los tramos en los que dejé de correr, cogí el teléfono y llamé a Dani. Se alegró al saber que estaba ya en el kilómetro 37, y me sorprendió al decirme que había pensado en llamarme para que me retirase sino podía, que la carrera había sido muy dura y que no pasaba nada sino podía terminar. Y era cierto, la carrera fue dura, mucho más de lo previsto, pero nunca en ningún momento, ni siquiera durante los peores ratos subiendo el Barranco de las Víboras, había contemplado la opción de retirarme. 

Por fin acabaron los 5 kilómetros de asfalto y nos desviaron a la senda. La reconocía del año pasado en muchos puntos. Corría todo lo que podía en los llanos y ni me lo planteaba en las subidas. Cuando faltaba poco para terminar la senda me sonó el teléfono, era Dani que me preguntaba por donde iba, se lo dije y salieron todos a recibirme a la entrada a Pradollano. Tal y como Dani me advirtió cuando lo llamé, antes de entrar en Meta nos desviaban por el pueblo y nos hacían recorrer unos cuantos metros más de asfalto, por si no lo habíamos pisado ya bastante. Subíamos y bajábamos parte de la pista y encarábamos la entrada en Meta.

Al llegar vi a Dani, a Jesús Sarmiento, su mujer y su hija animándome (Gracias). También estaban mis niños! Flaco y Zeta. Zeta salió disparada hacia mi, tanto que casi me tira y me la llevé a Meta conmigo.


Dani y Pepe entrando en Meta.

Javi e Isa entrando en Meta

Y este sin duda fue mi momento favorito de la carrera. Para mi, para el recuerdo y para siempre. Mami y Zeti, a Meta.



Antes que nada me gustaría aclarar el porque algunas fotos llevan la marca de agua. Sólo puedes conseguirlas pagando 4.99 € en resolución normal y de ahí para arriba. Yo compré 2 porque era mi primer Maratón de Montaña y quería el recuerdo, pero vengo acostumbrada a que en las carreras los fotógrafos disfruten de su trabajo y lo compartan de manera gratuita y desinteresada. Aun así entiendo y acepto que se les pague por su labor durante tantas horas, pero ¿no puede estar incluido el precio de las fotografías en la inscripción? Inscripción que por cierto, no es barata....Al hilo de lo anterior (precio de la inscripción) aprovecho para manifestar mi total desacuerdo con que el 25% de una carrera por montaña discurra por asfalto y/o cemento. Imagino que en la modalidad de 60 K o en el Ultra no fue tan evidente, pero por lo que a mi respecta, que en 40 kilómetros más de 10 sean por asfalto me parece una tremenda burrada.

SENSACIONES

Según me dijo Dani, en nuestra (absurda) estimación previa de carrera, tardaría aproximadamente lo mismo que en las Fortalezas, unas 6h 30'. Cuando llegando a Meta vi que me había ido una hora de lo previsto pensé "menudo desastre de carrera he hecho", pero por otra parte me sentía muy feliz de haberla terminado y muy satisfecha por como lo había hecho. Vamos, que no tenía ni idea de como sentirme.
Fue después de hablar con Dani tranquilamente y que gente del nivel de Jesús Sarmiento o lo propia Isa me fueron felicitando, cuando me di cuenta de que igual no lo había hecho tan mal. Ya con el paso de los días y oyendo a Dani repetir lo orgulloso que está de mi y de mi carrera, he llegado a la conclusión de que si, que me salió bien !!! 
Ahora toca mantener distancia y mejorarla, he encontrado una distancia que disfruto y que se me da mucho mejor que las carreras cortas. Esta claro que todo hay que trabajarlo, pero durante un tiempo nos dedicaremos a mejorar las Maratones por Montaña.

Enhorabuena a todos los que de un modo u otro, con más o menos kilómetros sufrieron Sierra Nevada. En especial a Inma, que debutaba en distancia, a Isa y Javi, unos auténticos máquinas, a Jesús Sarmiento, se me acaban las palabras contigo Jesús, Olé. Enhorabuena también a mi cuñado y a Dani, nadie mejor que yo sabe el cansancio que arrastras y las horas de sueño que te faltan y aun así, mírate !! Eres mi luz y mis ganas de exprimir la vida.

Vivos vivientes, de esos que cuanto más viven, más vida quieren.

A Fantasma.


"No tienes que saber como será el resto de tu vida; no importa lo que digan los demás.
En este momento no necesitas tener todas las respuestas.
 Estas vendrán, a tiempo o no, 
o tal vez las preguntas innecesarias se esfumarán.
No hay prisa. La vida no tiene prisa.

Relajémonos en un profundo no saber
 y permitamos que todo esté “fuera de control”, 
confiando en el orden que hay dentro de lo salvaje.”

Jeff Foster

viernes, 10 de junio de 2016

DRAGON CHALLENGE 2016


Yo no soy princesa, soy Khaleesi.
Y soy Khaleesi porque tengo dragones.

Lo dije al finalizar la San Jorge Trail; "Cuando consiga mi tercer Dragón,
 me sentaré en el trono de hierro". 

Primer Dragón. (Dragón Challenge 2015)

Segundo Dragón (Trail San Jorge 2016)

Historia de como conseguí mi tercer Dragón.

Desde que conseguí el segundo, supe dos cosas; que para mi los dragones tenían ya un significado especial y que tocaba ir, cuanto antes, a por el tercero. De modo que pesé en volver a la Dragón Challenge de Alhama y completar allí la conquista, justamente donde empezó.

Con los continuos cambios de fecha en los exámenes, no sabía si podría ir o no. Pero finalmente, la suerte se puso de mi parte, el examen se pospuso y pudimos apuntarnos. 


Ni Dani ni yo nos encontramos en nuestro mejor momento de forma, esto es así (aunque ya trabajamos para soluionarlo). De hecho. la carrera en Pliego fue un claro ejemplo. 

Personalmente me tomé esta carrera como un desquite (con respecto a Pliego) y un entrenamiento con vistas al Maratón de Sierra Nevada (julio'2016). Por el estado de forma del que hablaba antes no esperaba mucho más...aunque en el fondo quería mi dragón.

Llegamos con el tiempo justo de recoger el dorsal, colgarlo y salir. En la salida coincidimos con Marta que nos presentó a María José (todo un descubrimiento como corredora y sobre todo como persona), también con Rufete, José Alberto y Sarmiento compañeros de club que venían a deleitar al resto con su "fácil subir, para después bajar" (después lo explico).

La salida empezaba en asfalto, todo llano y así seguía durante los primeros 2 kilómetros aproximadamente, lo que nos colocó a las 3 (a Marta, María José y a mi) en última posición. Les propuse que si se veían fuertes le tirasen, que yo llevaba mi ritmo tractor y no pensaba acelerarme, y mucho menos en el kilómetro 2. Si fuerzo de más, la tripa me pasa factura.

Normalmente corro con mi mochila, no tengo duda. Pero Dani, viendo la cantidad de avituallamientos que había y la poca distancia entre ellos me aconsejó dejarla en casa para ir más cómoda. En esto nunca le hago caso y siempre me la llevo, pero esta vez me apeteció seguir el consejo y no la llevé. Y digo esto porque pronto empezó a parecerme una mala decisión. Llegamos al primer avituallamiento (kilómetro 5) y no quedaba agua. Nos dieron, lo que ellos llamaron, "agua reciclada", que os explico en que consistía: coger los botellines que los primeros corredores habían vaciado y rellenarlos con agua....Y si, lo coges y te lo bebes, llevas 5 kilómetros corriendo a pleno sol, hace calor y tienes sed. Para consolarme pensé; "bueno, prefiero que no tengan agua aquí a que se queden sin agua en el kilómetro 20" (también lo explico después).

Ya habíamos empezado la subida y la montaña. María José se nos había ido unos pocos metros a Marta y a mi, cuando, al subir el ritmo adelantando a una pareja, mis piernas se vinieron arriba, se hicieron fuertes y empezaron a acelerar. Aproveché la alegría que tenían y tiré. Tardé poco en alcanzar a María José y con la emoción de quien acaba de re-encontrar sensaciones seguí corriendo, sin parar, hasta el kilómetro 21.


Isidro y Dani

Isa 

yo

María José

Marta

Mi ritmo de tractor había subido un punto, o dos y ahí me había quedado, cómoda. Los primeros 15 kilómetros hasta llegar a la bifurcación donde terminaba la carrera corta (15 K) pasaron bastante rápidos, llegaba bastante "fresca". Allí me dijeron que era la 2ª mujer, los miré y les dije: "creo que no, se os ha pasado alguna seguro", insistieron en que si, que era la segunda, pero tampoco quise hacer demasiado caso. Seguro que no.

Como he dicho antes, hasta el kilómetro 21 fui corriendo. A partir de aquí andaba en algunos puntos, mi pierna derecha me lo pedía a gritos, se me habían dormido 3 dedos (los externos) y media planta (la externa también) del pie derecho y ya nunca despertaron. El mal apoyo sobrecargaba la pierna y como la posición de la zancada en carrera no cambiaba, no había opción a mejora. Los kilómetros hasta volver a conectar con el tramo de asfalto, se me hicieron bastante agónicos, el avituallamiento se había vuelto a quedar sin agua (tal y como predije cuando nos dieron agua reciclada en el primero), mi mente no sabía a que recuerdo acudir para quedarse allí un rato y evadirse. Creo que había pasado ya por todos. Tampoco entendía como podía seguir corriendo con la pierna en esas condiciones, si le hubiese preguntado (a mi pierna) me habría dicho; "me planto, no corro más". Y es que al final, con lo que menos corres, es con las piernas.



En el kilómetro 25, como he dicho, terminaba el ascenso por pista y cogíamos la carretera hasta enlazar con una nueva zona de pista . El 26, fue un kilómetro llano, por pista y rápido, pero con el 27 empezaba el ascenso durante 2 kilómetros por senda. Aquí ni me lo plantee y ande, a base de zancadas rápidas, bueno, todo lo rápidas que mi pierna tullida me permitía. Durante la subida, me pareció sentir algo de alivio en la pierna, igual por el cambio en el movimiento, no sé. Pero el dolor pareció darme una tregua.

Kilómetro 29, también un kilómetro rápido, con un par de bajadas cortas. Me plantee bajarlas con el freno de mano echado, pero dolía. Así que me tiré. Gané algunas posiciones y escuché algún que otro; "pero donde vas bajando así????", me dio igual y hasta me vine arriba con el cambio de ritmo, después de 29 kilómetros de subiendo y sabiendo que tocaba seguir subiendo durante dos más, el "acelerón momentáneo" me supo a gloria.

Lo que quedaba era subir un par de kilómetros más por carretera hasta el EVA-13. Intentaba correr durante algunos tramos, pero los gemelos se me ponían por sombrero. Vi que subía mejor con la zancada-rápida y con la sensación de que había sido la carrera más dura que había hecho, coroné. Igual no había sido la mas dura, y era solo la sensación que se te queda después de haber dado el 200%, y entonces, mentalmente, vuelves al tan recurrido tema de que lo que hace una carrera más o menos dura es, principalmente, la intensidad con la que la corres. Y si, finalmente fui segunda general (1ª senior).

José Alberto. 5º (1º Veterano A)

Javier Rufete 8º

Y ahora vuelvo al tema que dejaba pendiente al principio de la crónica. Mis compañeros de equipo, Javi Rufete y José Alberto, se quedaron con ganas de más. Así que después de subir durante más de 31 kilómetros, decidieron des-correr lo corrido y bajar hasta Alhama, también corriendo. Cada día me sorprenden más. Lo suyo es poderío.

Jesús Sarmiento (11º)

Dani e Isi (17º y 18º respectivamente)

Isa, mi compi-máquina. (1ª general femenina y 1ª VET-A)

yo (2ª general femenina y 1ª senior)

María José (3ª general femenina y 2ª senior)

Marta (4ª general femenina y 3ª senior)

Enhorabuena también a nuestros compañeros de Club que fueron a la Quebrantamúsculos y se trajeron grandes resultados:

- Carlos de la Torre 2º Veterano Masculino.
- Joaquín Soriano 45º general
- Belén López 2 Veterana Femenina

Enhorabuena compañeros !

Está claro que fue un gran fin de semana para el Club !

Por mi parte, me sentí muy feliz de cruzar la Meta, recuerdo que tal como la crucé vi a Isa y me fui de cabeza a abrazarla, igual para que me sostuviese, no lo se. Pero abrazada a ella me quede unos segundos tomando conciencia de donde estaba. Y cuando fui consciente, corrí de cabeza a los fisios.

Pocos minutos después que yo, llegó María José, y entonces tocaban las fotos del podium femenino. Detallazo por parte de la organización regalaros a cada una una foto enmarcada en lo alto del EVA-13. La mía preside el salón de casa !!!!

María José, Isa y yo.

El rato que pasó entre que nos subimos al autobús hasta llegar a Alhama se hizo eterno. Tuvimos que esperar a que llegase el último corredor con el coche escoba para poder bajar nosotros. Fue gracias a esta larga estancia en el autobús donde mantuve con María José varias conversaciones (nos dio tiempo más que de sobra) y descubrí a una gran persona. Un placer conocerte !!!

Y una vez abajo, de cabeza a por mi Dragón.

Isa recogiendo su Dragón de 1 VET-A

Marta, María José y yo recogiendo nuestros Dragones.


...y entonces tuve un "deja vu" con respecto al año pasado, 
sólo que esta vez habían sido 31 K en vez de 15, y el cajón era el más alto 
 (mi primera vez allí arriba).

Junio'2015

Junio'2016

Habíamos concluido la conquista, tenía ya mis tres Dragones. El Trono de Hierro para nosotros.


Desde que me casé, era la "Señora Hulk" y lo cierto es que me encanta serlo. Pero no me convencía ser una Súper Heroína con nombre puesto a colación del de su marido...quería uno para mi y con sentido. Ahora ya está claro, existe una nueva pareja de Súper Héroes que no entiende de espacios físicos ni temporales. Desde ahora, ni Hulk tendrá que conformarse con la viuda negra, ni Khaleesi volverá a batallar sola. Ambos se han encontrado y juntos corren y conquistan las montañas de los 7 Reinos.

Está claro que no soy una princesa (demasiadas piernas y poca dulzura), soy una  Khaleesi.
Y soy Khaleesi porque tengo dragones.

Soy, "The Mother of Dragons"


"El deseo de luz, produce luz.
Un día, la luz de forma proporcional al esfuerzo, inundará el alma.
Cada esfuerzo añade un poco más de oro 
a un tesoro que nada en el mundo puede sustraer"

Simone Weil


Como siempre a Fantasma, y especialmente ahora 
que se cumple un año desde que te conocimos y te amamos.

lunes, 30 de mayo de 2016

III Ruta y Carrera por Montaña en beneficio de la AECC en Pliego.

Llegabamos a esta carrera un buen grupo de Wapaventura, Fondistas 42 y otros amigos. Despues de un viernes y sabado moviditos y con mucha cerveza, ibamos un poco a la expectativa. Yo al menos.



Fiestecilla del Sabado

Salimos, con 15 min de retraso, por la desastrosa entrega de dorsales. No salimos muy adelante pero vamos ganando posiciones. Primera subida, no voy muy mal, gano posiciones y me voy animando. Es corta y pronto empezamos a bajar, primero senda, me voy animando y gano un par de posiciones. Llego al camino, me descuido, y me caigo. Me levanto rapidamente, pensando que solo seria un arañazo. Pero el golpe en el muslo ha sido fuerte. Me duele y no puedo correr, apenas puedo andar. Pierdo unas posiciones, me pasan Isidro y Franco que venian cerca. Me preguntan pero no pueden hacer nada. Poco a poco arranco y aunque duele, corro. A partir de este momento la carrera se convierte un poco en un suplicio. Y es una pena, la carrera es bonita, bien organizada y muy corrible y divertida. Son carreras que disfruto mucho, pero no pudo ser. Aprieto los dientes y a correr, voy ganando posiciones pero cada vez duele mas, al contrario de lo que esperaba. Subiendo voy bien, pero en cuanto alargo el paso al bajar o en el llano, o en los giros, el cuadriceps me mata. Y la rodilla cada vez duele mas, entro en meta cojeando bastante. Me gustaria poder escribir mas sobre el recorrido, pero la verdad no iba muy pendiente y no recuerdo mucho. Solo lo dicho, mucha senda, algo de pista, y muy corrible.














Espero que solo sea el golpe y se me pase pronto, ahora estaba por fin entrenando bien, con cierta regularidad, y veia que recuperaba la forma. De la carrera, pues la verdad que tenia la cabeza mas en mi pierna que en el recorrido, pero, como ya he dicho, me ha gustado, mucha senda y muy corrible, recomendable para disfrutar corriendo. El año que viene espero volver y correr y disfrutar todo lo que no he podido este año.

Cara de dolor




El resto, segun lo previsto, contentos e intactos, que es lo importante. Sus tiempos han sido:

32  Peralta Pelegrin, Isidro Wapaventura 16 VET A 1:42:07 5:41
33  Nicolas Lax, Daniel Wapaventura 13 SENIOR 1:42:49 5:42
41  Nicolas Lax, Jose Antonio Wapaventura 20 VET A 1:45:09 5:50
45  Franco Salinas, Jose Antonio Fondistas 42 21 VET A 1:46:01 5:54
90  Esparza Alaminos, Raul Independiente 42 VET A 1:57:31 6:31
92  Jimenez Palazon, Pedro Fondistas 42 43 VET A 1:57:44 6:32
132  Ibáñez López, Alexandre Independiente 53 VET A 2:07:30 7:05
198  Sanchez Gonzalez, Marta Equipo Grasshopper 8 SENIOR 2:22:04 7:54
200  Flores De La Cruz, Laura Wapaventura 10 SENIOR 2:22:04 7:54


Laura y Marta, hicieron la carrera juntas, ninguna de las dos estaban para muchas fiestas, pero asi al menos la disfrutaron mas.




Solo un pero, dos realmente, a la organizacion. La desastrosa y tediosa recogida de dorsales, no es tan dificil hacer filas... y la igualmente desastrosa entrega de bolsas de corredor, buscando el dorsal de cada uno en le listado y tachano.. desesperante, cola tremenda. Laura ni ha cogido la suya. Espero que se arregle para el año que viene, y yo poder verlo

P.D.: Antes de la foto de la magnifica comida que nos pegamos en casa de Franco, voy a hacer una reflexion ciertas chicas/mujeres corriendo y compitiendo. Hace tiempo que me planteo, y por lo que he hablado con otros no soy el unico, la "legalidad" de las chicas que corren con un "acompañante", que todo el recorrido les lleva la mochila, les hace de liebre, les da agua, comida sin necesidad de acarrear nada ni parar en avituallamientos. No lo veo justo respecto a las que van solas, y no se deberia permitir, ademas no creo que sea muy acorde con los valores del deporte, de la superacion personal, etc..una cosa es la solidaridad espontanea entre corredores y otra esta premeditacion. ¿Y por que lo digo hoy? Porque el domingo vi un expectaculo lamentable, un corredor llevaba a una corredora, tirando de ella literalmente, el corriendo delante y ella unos centimetros detras, cogida del brazo y dejandose llevar. Muy muy muy lamentable.